lunes, 20 de marzo de 2017

Nuevo estudio dice que Monte Verde es 4 mil años más antiguo

Última excavación en el asentamiento humano encontró objetos de hasta 18.500 años. Sitio fue usado en verano por habitantes, que vivieron el periodo más frío de la era del hielo.



Por casi 70 años, por consenso científico, se consideró que la cultura Clovis fue la primera en habitar América. Datada entre 12.910 a 12.710  años antes del presente (AP) se asentó en la mayor parte de Norteamérica y era la prueba del poblamiento humano tardío desde Asia por el Estrecho de Bering. 
Sin embargo, en 1997 se llegó a un nuevo consenso: el asentamiento ubicado en Monte Verde -y descubierto en 1977-, a 35 kilómetros de Puerto Montt, en la Región de Los Lagos, era al menos mil años más antiguo, lo que revolucionó lo que se sabía de los primeros americanos.

Una cuerda con nudos, piedras con forma de herramientas, huesos de animales y hasta una pisada que parece ser de un adolescente, además de vegetales comestibles y medicinales, dieron pistas de lo que fue la cultura monteverdina, gracias al trabajo realizado por el arqueólogo estadounidense Tom Dillehay, hoy en la U. de Vanderbilt (investigador principal), junto al geólogo chileno Mario Pino, de la U. Austral, entre otros científicos. 

Los mismos investigadores volvieron a visitar el lugar a fines  2013, por una solicitud del Consejo de Monumentos Nacionales (CMN), que les pidió delimitarlo, y las nuevas excavaciones realizadas en el sitio (llamado Monte Verde II) y otro más antiguo (Monte Verde I), les permitieron descubrir que el asentamiento es al menos 4 mil años más antiguo de lo que habían determinado (14.500 a 18.500 años AP) y que fue utilizado como lugar de paso, muy probablemente en verano.

Los nuevos hallazgos (39 objetos de piedra y 12 pequeñas fogatas asociadas a huesos y vegetales) muestran que “la gente se movía mucho y estaba adaptada a una planicie muy fría, a pesar de que pasaban por el sitio en verano”, dice a La Tercera Dillehay. Materiales rocosos  exóticos y huesos rotos y quemados de animales que, por las características del lugar, no eran locales, como grandes auquénidos (como llamas) y gonfoterios, así como las criaturas más pequeñas, como ciervos y caballos prehistóricos, por lo que probablemente eran cazados en otras zonas.

Algunos de estos objetos fueron fechados en cerca de 19 mil años es una prueba de que el sitio fue utilizado por un largo periodo. Pero ninguno de los pozos, eso sí, arrojó que fuera un campamento fijo, si no una ocupación de corta extensión temporal, aunque no es posible determinar si fue usada por una noche o una semana. “Pero hay fuego, hay artefactos y pequeños huesitos quemados”, cuenta Pino.

Un dato que el geólogo chileno destaca es que, por la fecha en que fueron datados los objetos, quienes por allí pasaron soportaron el momento más frío de la edad de hielo. Esa fue una de las razones que los hizo proponer  que eran visitas esporádicas.

El artículo científico derivado de esta investigación fue publicado ayer por la revista en línea Plos One, en la que los autores señalan que la cronología y naturaleza del poblamiento americano aún son foco de gran deliberación entre varias escuelas de pensamiento, entre quienes defienden el poblamiento temprano o el tardío y, por otro lado, quienes sostienen que fue una única migración y los que dicen que fueron múltiples, por Asia o por Europa. 

“Por el momento, la mayoría de la evidencia anatómica, arqueológica y genética da credibilidad a la idea de que las personas eran relativamente recién llegadas a América, probablemente en algún momento entre hace 20.000 y 15.000 años”, indican. 


La evidencia presentada por Monte Verde se adapta mejor a esa posibilidad, “sin embargo, esto puede cambiar a medida que más datos son recogidos y evaluados. El registro arqueológico temprano de las Américas sigue siendo muy impredecible y curiosamente complejo”, concluyen los expertos en el estudio.

Destacados

Con la tecnología de Blogger.